El ‘masaje’ de Oliver Stone

24 Jul

La película de Oliver Stone sobre Putin no es un largometraje al uso sino un collague a base de entrevistas grabadas entre 2015 y 2017, una miniserie de cuatro capítulos de una hora cada uno que he tenido la paciencia de fumarme este verano. Putin aparece prácticamente siempre flanqueado por un ejército de seguridad y por su jefe de prensa, Dimitri Peskov, el de los relojes de medio millón de euros, lo que impide la más mínima atmósfera de intimidad. Hace por mostrarse educado y cordial, le enseña el Kremlin a Stone como a un turista VIP, pero sus respuestas son las de siempre, básicamente porque las preguntas son amables, las propias de otro propagandista en nómina. Un masaje, como se dice en el argot periodístico.

La serie hará las delicias de los incondicionales del director, un monográfico de Putin en su papel favorito, antagonista de la errática política exterior estadounidense. La mayoría del metraje es la charla entre dos colegas de acuerdo en que EEUU es culpable de los males del planeta. La recomiendo a aquellos que hayan oído hablar mucho de Putin en la prensa, siempre como villano, pero no le hayan escuchado nunca a él directamente. Quizá hasta les convenza, o les libre de algún prejuicio atlantista, sino al menos escucharán chascarrillos de entre bambalinas de la política internacional.

Sucede que uno, más familiarizado con Rusia, como imagino a bastantes de los que frecuenten este rincón, espera más que un simple akelarre antiamericano de estas muchas horas de entrevista al nuevo zar. Y nada, ni una pregunta picante o incómoda, nada que implique autocrítica. Nada sobre el derrivo del avión de Malasian Airlines, ni sobre el dopaje de Estado, ni sobre los 15 millones de abuelas que (sobre)viven con pensiones de menos de 100 euros al mes. Todo al gusto de Putin: mejor hablar de lo que pasa en el mundo, que en casa lo que pasa es mucha corrupción y desigualdad.

Stone, empapado de ciberseguridad tras la película sobre Snowden, pierde casi un capítulo completo en preguntas muy técnicas sobre el tema, que a pocos interesan y que Putin regatea con evasivas y una medio sonrisa, como diciendo: “A ti te lo voy a contar”… En otro momento, el director pone a huevo al presi sacudirse su fama de homófobo, pero la cabra tira al monte… “Aquí no se discrimina a nadie, pero entenderá que debo proteger a los niños y evitar problemas demográficos”. Una argumentación con más agujeros que un queso gruyere que Stone ni se molesta en cuestionar con repreguntas. Zapatero a tus zapatos, será buen director pero como periodista/entrevistador no se ganaría el jornal.

A falta de cuestiones picantes sobre política, se echa en falta un toque Bertín Osborne, ese crear un ambiente acogedor y preguntar por algo más íntimo, por ejemplo, sus primeros escarceos amorosos, sus felices años en Dresde o su vida sentimental tras el divorcio. No por llenar páginas de prensa rosa sino para hacernos al menos una idea de la persona tras el personaje, humanizar al malo recurrente de la película en Occidente. Pero ni eso. De un tipo que escribió Scarface y creó a Gordon Gekko se puede esperar bastante más que este macromasaje por fascículos. Resumiendo, salvo que sean neófitos del putinismo, seguro que tienen cosas mejores en las que invertir cuatro horacas de su verano.

Anuncios

2 comentarios to “El ‘masaje’ de Oliver Stone”

  1. Sergio Pavon julio 25, 2017 a 9:03 am #

    Gracias por ti relato. Pero para poner a Putin verde para eso, no hace falta leerte. Basta con leer la prensa occidenta que ya se encarga de eso a diario y en un porcentaje bastante alto de las veces, basados en mentiras altamente demostrables. Si piensas que putin fue sesgado en la entrevista ..qué es entonces este la prensa occidental? Nosotros vamos a dar lecciones de libertad de prensa a quien ? Es que los oyentes en occidente tienen la opción de pensar algo positivo de este señor? Lo dudo porque en occidente la prensa y los medios practican una política de lavado de cerebro sobre él…no hay opción: o es malo o es peor…y este periodista al menos ha dado la posibilidad de ver una segunda opción….eso es precisamente la libertad de prensa amigo mio…n o obstante gracias por tu relato. Y buenas vacaciones.

    • karusito83 julio 25, 2017 a 10:00 am #

      Putin no fue sesgado, Oliver Stone dispuso de el durante horas y horas para preguntarle lo que quisiese, lo cómodo y lo incomodo, lo político y lo personal. Y por lo único que le pregunta básicamente es por algo ajeno como EEUU.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s