La degeneración del 8 de marzo

13 Mar

plakat_ravno_zhena_thumb[4]
El chico se levantó ingenioso, el 8 de marzo quedaba a la vuelta de la esquina y le propuso a su novia regalarle flores, no el propio día 8 sino el 9, que son más baratas y con el mismo dinero podría regalarle un ramo mucho más grande. La sola propuesta a punto estuvo de costarle la relación, porque “no se trata de las flores en sí, bobo, sino de poder enseñarlas”, no ser menos que la compañera de oficina, presumir en Instagram, que todos conozcan lo querida y espléndida que eres. Pese a las flores, el 8 de marzo en Rusia no puede ni siquiera considerarse un segundo San Valentín, pues no tiene la excusa del amor, es simple postureo vacío, agasajar porque sí.

A esto ha quedado reducida la celebración del Día Internacional de la Mujer en la crecientemente conservadora Rusia de Putin, a una bacanal de la industria de las flores con ellas como sujeto pasivo. La Iglesia Ortodoxa, con una importante ascendencia en las instituciones, la rechaza de plano por su origen socialista. “Es una fiesta feminista que no tiene nada en común con la tradición de mujer rusa, diosa de su hogar y madre devota”, explica Svetlana, esposa de un pope ortodoxo.

Según la estadística, los rusos gastan unos 500 millones de euros en regalos este día. No hay rastro del sentido reivindicativo de igualdad con el que nació la jornada hace un siglo, ni a pesar de las 14.000 mujeres que murieron por violencia doméstica el último año que el Kremlin se atrevió a hacer pública la cifra (2008). Por comparar, en España murieron 44 el año pasado, y ya nos parecen muchas. Paradójicamente, Rusia es uno de los primeros países del mundo que incorporó a la mujer al trabajo y le concedió derecho a voto, de hecho, fue el primero que institucionalizó el Día Internacional de la Mujer en el calendario, en 1917, a renglón seguido de la revolución, en la que jugaron un papel destacado las trabajadoras textiles de Petrogrado.

Y si el 8 de marzo es el Día de la Mujer, el 23 de febrero es el del Defensor de la Patria, que nació con un carácter militar, como casi todas las festividades en Rusia, pero se ha terminado convirtiendo en una celebración puramente civil: el Día del Hombre. Las agentes de tráfico visten ese día de minifalda (¡en febrero!) y paran a los camioneros para desearles una feliz jornada. Entrañable.

1932-deikin-marta-den-vosstaniya-rabotnic-protiv-rabstva-2.jpg

Anuncios

7 comentarios to “La degeneración del 8 de marzo”

  1. Alfonso marzo 13, 2017 a 12:38 pm #

    Hola.
    El 8 de marzo ha degenerado también en Occidente.
    De ser el Día Internacional de las Trabajadoras (o el tautológico “de la Mujer Trabajadora”) se ha quedado en Día de la Mujer. Así, a secas, con lo que se mete en el mismo saco la “opresión” que sufren Angela Merkel o Condoleezza Rice con la que sufre una campesina guatemalteca o una mujer golpeada en Vologda. Se han cargado el sentido específicamente sindical, laboral y económico que tenía esa fecha en sus orígenes.
    Y en esto coinciden el conservador Putin y la “progresista” Hillary Clinton.
    Como para reflexionar, ¿no?

    • Victor marzo 13, 2017 a 1:19 pm #

      Independientemente del apellido (“trabajadoras”) y del cariz sindical, en Occidente el 8 de marzo sigue siendo un día de reivindicación de la igualdad y condena de la violencia de género, mientras en Rusia ha quedado en un jornada en que las mujeres reciben flores y se sienten espléndidas, aunque luego las azoten en casa o reciban pensiones de 70 euros al mes. De veras que no veo el parecido, ni qué pinta en todo esto la ex candidata demócrata a la presidencia de EEUU

  2. Alfonso marzo 20, 2017 a 10:24 pm #

    Victor, en Occidente no es que el 8 de marzo siga siendo lo que era, sino que ahora es otra cosa. Ha pasado de ser una conmemoración sindical a ser la gran fecha del calendario feminista. Pero en origen, era socialista y comunista.
    ¿Imagina que el 1 de mayo se convirtiera en el Día del Hombre (así, a secas)?
    Eso es lo que lamento en mi comentario: han despojado al 8 de marzo de su cariz sindical original.
    El resto, ya lo sabemos, que lo cuenta muy bien el autor del blog en su artículo. No hacía falta el resumen.
    La ex-candidata demócrata estadounidense pinta en esto que es una abanderada de la igualdad entre sexos, pero no entre clases.
    De hecho, es una conspicua representante de una ideología que preconiza la igualdad (con matices) entre hombres y mujeres, pero la desigualdad entre gente rica y gente pobre.
    Se llama neoliberalismo, y en eso coincide con Putin.

    • karusito83 marzo 20, 2017 a 10:47 pm #

      El día internacional de la mujer trabajadora nació como una conmemoración sindical, tienes razón. Afortunadamente, en la mayoría de países occidentales, las reivindicaciones de igualdad en el campo laboral se han cumplido de un siglo a esta parte, cuando nació la celebración. Hablamos de baja por maternidad y por paternidad, igualdad de salario, igualdad de oportunidades de acceso a la educación superior y por consiguiente al mercado laboral. Digo bien, la brecha salarial tiene mucho de mito urbano, creo, he vivido en España y en Rusia y nunca me he topado con una sola situación en que una mujer con las mismas atribuciones y rendimiento que un hombre cobre menos que él. Nunca. Que una periodista o profesora (carreras cortas, con nota de corte baja y alto % de desempleo) cobren menos que un ingeniero naval, que se tiro 8 años en la facultad y de los que escasean en el mercado laboral, eso no es culpa de machismo, es ley de oferta y demanda. Como reivindicaciones laborales (de igualdad de género) ya quedan pocas, pues el día de la mujer en muchos países de occidente ha quedado como reivindicación de otras cuestiones de igualdad, unas más pertinentes (violencia de género) que otras (feminizar palabras o poner faldas a los semáforos). No es exactamente el mismo espíritu con el que nació, pero tiene relación. En Rusia es donde no tiene ninguna relación con el espíritu original, mujer como objeto pasivo que se pone guapa para el hombre, que le regala flores. Y yo creo que en Rusia más que en otros países, hay algunas de esas cuestiones pertinentes sobre igualdad que está pendiente, no atajarlas, sino ponerlas al menos sobre la mesa. Admitir el problema es el primer paso para atajarlo, pero las autoridades rusas son en general demasiado orgullosas para admitir un problema, más aún si es occidente desde donde te lo recuerdan

    • Victor Colmenarejo marzo 20, 2017 a 10:59 pm #

      Por cierto, me temo que sigo sin entender qué tienen que ver la ex candidata demócrata a la presidencia USA y el neoliberalismo en una conversación sobre las flores y el sentido del 8 de marzo en Rusia. Por cierto, Putin no es ni neoliberal, ni comunista, ni socialdemócrata… interpretarle bajo esas etiquetas tan simples del vocabulario político occidental es una reducción inútil. En Occidente en general hay algo mucho mas parecido a la democracia de lo que hay en Rusia. Putin es una cosa y solo una: PUTINISTA

      • Alfonso marzo 21, 2017 a 7:19 am #

        Caray, Víctor: ¿sigue sin entender la mención a Hillary Clinton en una conversación sobre una ideología que está a favor de la igualdad entre sexos pero no entre clases sociales?
        Por lo demás, Karusito ha vuelto a poner negro sobre blanco el tema.
        Y sí: es cierto que la arrogancia del gobierno ruso le impide rectificar nada y menos si la sugerencia viene de Occidente.
        Por otra parte, la deriva, no sé si paternalista, del 8 de marzo en Rusia parece tener que ver con una teórica igualdad entre sexos (y clases) alcanzada en la URSS que hacía (de nuevo, teóricamente) innecesaria la revivindicación anti-sexista. De todas formas, la conmemoración del 23 de febrero (originalmente Día de los Defensores de la Patria) hace ya muchos años que se ha convertido en el Día del Hombre, y todos recibimos lociones para el afeitado, peines “especiales”, gadgets electrónicos e incluso flores.
        Así que, por ahí, la teórica igualdad se habría alcanzado, jajaja…
        Finalmente: no estoy seguro de que “En Occidente en general hay algo mucho mas parecido a la democracia de lo que hay en Rusia”.
        La Ley Mordaza, el patrioterismo “Marca España”, el caso de los titiriteros, la manipulación mediática de según qué noticias (Siria, o las causas del desempleo, por ejemplo), algún que otro pucherazo electoral, los rescates bancarios a espaldas del Pueblo o las reformas constitucionales exprés, por citar sólo casos españoles (porque podría ir a fenómenos parecidos en Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, USA…) me hacen pensar que “en todas partes cuecen habas”.
        No sé si el caso de las Pussy Riots es muy distinto del de la ocupación de la capilla de la Complutense, la verdad…
        En ambos casos, las militantes feministas terminaron en los tribunales, dirimiendo si se trataba de libertad de expresión o de “ofensas a la religión”, así que… No sé.

      • karusito83 marzo 21, 2017 a 7:32 am #

        Las Pussy Riot y los titiriteros son casos aislados que no representan nada. Cuando digo que la democracia en Rusia se encuentra en un estadio muy primitivo es porque es practica comun que los jefes exijan a sus empleados, a modo de prueba y bajo amenaza de despido, fotografiarse en el colegio electoral introduciendo la papeleta del partido oficialista. Práctica muy extendida en el funcionariado, especialmente en provincias, y que aplica también a sus familias. A los soldados de bajo rango, o sea, la mayoría (Rusia tiene un ejército de 2 millones de empleados) los mandos les ordenan, como si fuese una tarea más, a qué partido deben votar. Porque, claro, “no están preparados para tomar una decisión así”. De la forzada ausencia de diversidad de medios de comunicación, qué te voy a contar. Los medios críticos son asfixiados financiera o judicialmente, básicamente ha no queda ninguno con una mínima audiencia. En España hay medios de izquierdas y derechas, críticos con el gobierno de turno. Mira la sexta, eldiario, tv3, Público, etc, critican ferozmente al actual gobierno y no acaban en ninguna cuneta. No, oiga, que no haya democracia perfecta no significa ni mucho menos que todas las democracias sean iguales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s