Amor al primer email

2 Ene

natavolodinailoveyouNo es un timo nuevo, ya no hay factor sorpresa. Por haber hay hasta una base de datos online de scammers, “defraudadoras del amor”, perfiles fraudulentos de supuestas chicas rusas solteras (entiéndase ‘rusas’ en el sentido amplio de ex URSS), que son en realidad actrices profesionales contratadas por agencias maliciosas. Hay cientos de perfiles en esa lista negra, cada uno acompañado de fotos y del relato en primera persona de uno o varios occidentales estafados. Quedan muchas aún por destapar y otras que siguen ejerciendo tras mudar de nombre y peluca. Asombra que con tanta información disponible y precedentes, señales de cuidado peligro, la gente siga picando, de hecho en España llegan a mis oídos casos relativamente cercanos.

Acuden a mí como al oráculo, por aquello de haber vivido en Rusia, y no sé ni qué cara poner cuando me lo cuentan, embriagados de ilusión, sobre todo al enseñarme la foto en el fondo de pantallas del móvil. “¿Es guapa, verdad?”. Demasiado, y ese es el problema, Antonio. Impresiona comprobar lo crédulos que se vuelven solterones, viudos y divorciados, incluidos de cierta clase social y nivel de educación, cuando se trata de amor y/o tienen los huevos llenos.

Es la credulidad del que necesita reafirmarse, por ejemplo pavoneándose con una chica guapa, y se piensa que existen los atajos. La credulidad del desconocimiento, de quien no ha puesto nunca un pie al otro lado del antiguo muro y no sabe que ya quedó atrás la crisis que siguió a la caída de la URSS, cuando Rusia pasó del segundo al tercer mundo en cuestión de meses. El país ha vuelto al segundo mundo, primero si hablamos de Moscú, Piter o Kazán. A las rusas jóvenes, guapas y que hablan idiomas no les faltan hoy pretendientes locales dignos, no cuela encontrarlas en webs de contactos (no incluyo Tinder, que limita el área geográfica), enamoradas al primer email de un loser occidental 20-30 años mayor. Se llama sentido común.

Lo primero es eliminar el amor de la ecuación, no se encuentra ni a botepronto ni en catálogos de agencia y foros online, esos simplemente ponen en relación dos mercados con desequilibrios complementarios entre sí. Por eso, y por muy descarnado que suene, la mejor vacuna contra los timos es aplicar una mínima lógica comercial, percentiles, esa clasificación de 1 a 100 que define el ‘valor de mercado’ de una persona en función de belleza, edad, formación, simpatía, herencia, salario presente y futuro estimado, etc. Al final en todos lados la mayoría de parejas se forman entre percentiles similares y, aunque el de un españolito suba unos puntos extrapolado a Rusia, un solterón nunca será un Richard Gere, ni allí ni en la China Popular. No conectado por Skype desde Wisconsin, Getafe o Cochabamba, entrado en los 40-50, lleno de inseguridades, sin hablar ruso y apenas inglés. Lo que sí será es un bizcocho para los scammers.

Hace falta ser inocente para creer que una rusa de percentil digamos 75-80 en su país, que se ha tirado una hora alisándose el pelo y maquillándose como una puerta antes de ponerse ante la webcam, va a pirriarse por tí gracias a tu carisma chateando en pijama. El relato gana verosimilitud protagonizado por divorciadas, madres solteras o rusas de belleza media o media-baja, percentiles inferiores pero que igual tampoco garantizan nada. Conozco de primera mano la historia de un solterón de Kansas que se plantó en la Ucrania de provincias a conocer a su amor virtual, el pobre cruzó medio mundo cargado de juguetes para el niño de ella, un bellezón divorciado, personaje ficticio creado por una agencia. Los juguetes los dejó en un orfanato y las penas las estaba purgando con vodka cuando le conocí. Otro corazón roto a la base de datos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s