Transiberiano V: Kazán

20 Ago

20160820_144906Fue la única vez en todo el viaje que me topé con policías dentro del tren. Abrieron la puerta del compartimento y nos pillaron con dos litronas de cerveza. “¡Sabéis que no se puede beber aquí!”. Por un momento se hizo el silencio. “Tranquilo, que lo dicen de broma”, me aclara Sasha, en inglés para que no lo entiendan los agentes. “¿De dónde es tu amigo?” – “De España”, responde mientras pongo cara de no entender ruso ni haber roto un plato en mi vida. “Pues cuídale bien, pero no hagáis mucha bulla, que vuestros vecinos parece que van a dormir”. Se cierra la puerta. Conocí a Sasha y a su novia Marina en el tren de noche Ekaterimburgo-Kazán y a los 15 minutos ya se había quedado pequeña la mesilla: pescado ahumado, pastel de carne, patatas fritas con la cara de Messi y cerveza, mucha cerveza.

20160807_210739

No es que me invitasen, es que les hubiese ofendido de no unirme. Los rusos pueden ser cortantes de entrada, pero no es difícil romper el hielo, entonces son espléndidos, en seguida te abren las puertas de su casa, rasgos que se acentúan en el microcosmos de un vagón de tren. Tienes que venir a visitarnos a ‘Mari-El’, me retan. “¿Mari qué? Mi madre se llama Maribel…”. Nunca subestiméis la geografía rusa. En casi cinco años en el país nunca había oído mentar el lugar y solo entendí el nombre cuando me lo escribieron en un papel. Mari-El, que en serio así se llama, tiene rango de república, de las que en Rusia hay 22. Son regiones con un estatus especial, se reconoce a un grupo étnico, se permite un idioma cooficial y cierto grado de autonomía, aunque igual el que manda se dicta a dedo desde Moscú.

En la primera parada larga del trayecto me bajo a repostar cerveza para todos, que no hay que ser gorrón, pero no encontré abueletes con la fresquera y al ser más de las 23h los puestecillos de la estación ya no vendían alcohol. “Prueba en el vagón bar”, me ilustra un revisor. El vagón bar resulta todo lo decadente que había imaginado: luces de colores parpadeando y ni un alma, salvo una camarera entrada en los cuarenta con un escote incomprensible. “Vuelve cuando quieras, majo”. Terminé la noche someramente achispado y convencido de visitar a la tal Mari-El más pronto que tarde.

20160815_223327

Amanezco en Kazán, capital de una de esas 22 repúblicas rusas, una de las dos únicas que conocía antes de este viaje, la de Tartaristán. La otra es Chechenia, por la guerra. En Tartaristán también hubo guerra, hace más tiempo, pero vaya que si la hubo, de aquí le viene a Iván el apodo de ‘El Terrible’. Tras un largo asedio y no dejar piedra sobre piedra, logró en 1552 conquistar la ciudad, capital del Kanato, una importante región musulmana a orillas del Volga. Para conmemorar aquella victoria, por cierto, se levantó la catedral más famosa de Rusia sino del mundo, la de San Basilio en la Plaza Roja, la de las cúpulas de colores. Hoy musulmanes y eslavos conviven en una armonía aparentemente ejemplar, los velos de unas con las minifaldas de las otras. De hecho, el símbolo de la ciudad no es ninguna iglesia sino una enorme mezquita dentro del Kremlin, con forma de nave espacial, terminada en 2005 y nombrada en honor a un clérigo que murió en ese asedio de 1552, cuando los rusos echaron abajo el templo original.

20160820_144943 (1)

Recorro al atardecer la calle Bauman, conocida como “el Arbat de Kazán”, una apelativo que ya me he aprendido durante el viaje, pues lo utilizan casi todas las ciudades de Rusia para dar importancia a su principal vía peatonal. La de Kazán tiene menos museos y menos gente que la de Moscú, pero también menos restaurantes de cadenas y está renovada con gusto, igual que todo el centro de la ciudad, el efecto imagino de acoger el verano pasado los mundiales de natación y con el de fútbol ya a la vuelta de la esquina.

No hace falta ser economista para entender que Tartaristán es una de las regiones más acaudaladas del país y la de personalidad más marcada: es habitual escuchar tártaro por la calle, hay más banderas regionales que rusas, los carteles están en ambos idiomas y en las tiendas no ves ni un souvenir con la cara de Putin, que son el bestseller en la capital. A un españolito le pueden parecen cosas normales, con nuestra ensalada de separatismos, pero son rara avis en la Rusia de Putin, poco amigo de los nacionalismos dentro de casa y que ha hecho del patriotismo bandera.

20160820_145101

Kazán es la última parada de mi transiberiano antes de volver a Moscú, reconciliado con el país tras verlo al fin con algo de perspectiva. Un viaje ‘once-in-a-lifetime’ con el que, confieso, fantaseaba antes ni de saber que acabaría viviendo en Rusia. Algunos días después de mi regreso, mientras cierro estas líneas, se me vienen flashes de los paisajes de Oljón, y los templos budistas de Ulan-Udé, con esas colinas peladas hasta donde alcanza la vista, y en mi cabeza aún resuena el traqueteo del tren.

20160820_153753

Anuncios

Una respuesta to “Transiberiano V: Kazán”

  1. Sergio Pavon agosto 20, 2016 a 2:48 pm #

    Genial, como siempre…sigue así !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s