¿Me estoy rusificando?

10 Nov

Depardieu--644x362Espero que un poco sí, qué clase de inmigrante sería de lo contrario. No hace falta buscar ‘el alma rusa’, como he escuchado a algún bohemio pedante, ni tampoco se necesita “follar demasiado”, como cuenta Xavi Colas, basta con ser un poco permeable para desarrollar empatía y hasta cierto sentido de pertenencia hacia el país que te acoge. Éste, en concreto, uno de fuerte personalidad y población sufrida pero orgullosa. Rusificarse no significa estar a favor o en contra de Putin, porque los políticos de turno no definen un país, aunque a algunos les encante pensarlo. No, Vladimir Vladimirovich estará bajo tierra y los rusos seguirán teniendo más en común con los ucranianos que con los chinos, seguirán echando smetana/nata a la sopa o celebrando la concesión de un visado como un gol de su equipo de fútbol.

A esa rusificación me refiero, del tipo de nuevas rutinas adquiridas que ya solo percibes cuando pasas por la patria o recibes visita. Mis viejos amigos españoles me miran como a un alienígena cuando ahora, antes de brindar, doy un discurso kilométrico, grandilocuente y repleto de lugares comunes. Qué le voy a hacer, el clásico “chin-chin” me parece una vulgaridad, lo mismo que correr para no perder el metro o no poder estar en manga corta en casa en invierno. Rusificarse es ver biatlón por la tele, regalar flores sin que se muera nadie o abrir siempre las puertas a las chicas. Es acostumbrarse al ceño fruncido de los camareros y al aspecto postapocalíptico de las zonas comunes de los edificios de viviendas. Rusia no me ha regalado nada, confieso incluso que después de dos años estuve a punto de tirar la toalla, acorralado por la burocracia. Pero se solucionó a última hora, de milagro y gracias a favores, que es como se solucionan las cosas aquí. El día de reyes cumplo cuatro años, y sí, me debo estar rusificando, aunque ya os digo que nunca le he echado ni le echaré smetana a la sopa.

Anuncios

3 comentarios to “¿Me estoy rusificando?”

  1. xaviercolas noviembre 10, 2015 a 11:32 am #

    Reblogueó esto en JAVIEROVICH.COMy comentado:
    Las rutinas adquiridas que nos van conquistando poco a poco. La rusificación sucede lejos del espejo.

  2. Josito noviembre 10, 2015 a 2:43 pm #

    Nunca digas nunca Karuso. Acabaras echando smetena s la sopa.. Y lo sabes!!!
    Nos vemos en navidad para hacer chin-chin!!! Un abrazo

  3. sergio noviembre 10, 2015 a 8:40 pm #

    una correccion: para abrirles la puerta a las chicas no hay que ser ruso…eso tambien es algo muy español y de hecho yo lo hago…pena que alguna feminazi se ponga a echar espuma por la boca, pero sí, lo hago porque lo aprendi en España…por el resto, tu articulo genial como siempre…sigue asi !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s