Enamorarse en Rusia

25 Abr

enamorarse en rusiaLlegó a mis oídos como un relato basado en hechos reales, con pelos y señales. Tiene algunos años, la situación ha cambiado un poco, pero la trama sigue siendo perfectamente creíble.  La narro tal y como a mí me llegó, la historia de un español que se enamoró en Rusia. El típico treintañero mediopensionista de un pueblo de costa, en este caso catalán,  para el que siempre era temporada baja. Se mudó a Moscú, como casi todos, por una oportunidad de trabajo, y al poco la conoció. Una Irina de manual, exageradamente rubia, exageradamente alta y, sobre todo, exageradamente cariñosa para un don nadie como nuestro protagonista.

Siguiendo el manual ruso, no perdieron tiempo y al poco pasaron por la vicaría. Cuando uno se casa con una rusa debe superar cierto examen para corroborar que no se trata de un matrimonio de conveniencia, un tercer grado en habitaciones separadas sobre el color preferido del otro y el nombre de su tía abuela. Nuestro protagonista pensó lógicamente que aquello era un formalismo ridículo, pues estaban enamoradísimos. Al poco de la boda, ya con los papeles en regla, ella sugirió mudarse a España, la playa y tal. Pasaron por la Embajada a despedirse. El funcionario tenía fama de parco en palabras, pero aquel día lo vio claro. Escrutó al bellezón ruso y advirtió a nuestro protagonista: “¿Pero a dónde vas con esto a España?”. No había transcurrido ni un mes cuando ‘Irina’ desapareció. Informes fiables apuntan a que se fue con un francés que tenía un barco. Un veterano en estas lides me lo explicó de forma muy gráfica: las chicas rusas son como el Santo Grial en ‘La última Cruzada’ de Indiana Jones, no las puedes sacar del templo, en este caso Rusia.

Anuncios

3 comentarios to “Enamorarse en Rusia”

  1. oscar abril 30, 2014 a 7:48 am #

    yo conozco un caso, de uno de mi ciudad que conocio por internet a una ucraniana que no es ni un bellezón ni tampoco un bicho, y despues de dos años de gestiones y papeleos se fue hasta Lviv a por ella y se casó por lo civil con ella, en 2010, muchos daban por sentado que en dos años ella le daria puerta, y ahi siguen juntos. tambien conozco otro caso de un tinerfeño solteron empernido y bastante bala perdida que a los 40 años se casó con otra chica de Lviv

  2. sergio noviembre 12, 2014 a 3:09 pm #

    ja, ja, buenisimo….

    • Tato diciembre 26, 2014 a 5:29 pm #

      Buen buen relato. Felicidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s