Aquí hubo una piscina

6 Sep

Corría 1931 cuando Stalin decidió demoler la céntrica catedral moscovita de Cristo Salvador, junto al metro de Kropotkinskaya (el de mi casa). Pretendía construir el Palacio de los Soviets, el edificio más grande del mundo. 415 metros de altura coronados por una estatua de Lenin de otros 100 m. Más de medio kilómetro en total. Se aprobó el diseño, pero recién comenzadas las obras entendieron que no disponían ni del dinero ni de la tecnología necesaria (problemas con los cimientos) y abandonaron el proyecto.

La alternativa, aunque más baratita, debía ser la más grande del mundo en algo, faltaría más. Así, en su lugar construyeron una piscina al aire libre, efectivamente the biggest. Funcionaba durante todo el año, también en invierno. De tanto vapor que emanaba, los edificios colindantes resultaron dañados al cabo de los años. En la década de los 90, tras la caída de la URSS, la religión dejó de estar prohibida en Rusia. Se cerró la piscina y se reconstruyó la catedral de Cristo Salvador, el templo ortodoxo más grande del mundo (por cierto, el de las Pussy Riot). La verdad es que yo prefería la piscina, no creo que haya experiencia religiosa comparable a un baño tibio al aire libre cuando el termómetro marca 30 bajo cero…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s