La semana del fútbol

22 Feb


Con un sensible déficit arrastrado de horas de sueño y estudio concluyo una semana intensamente futbolera en Moscú, a propósito de las visitas del Athletic de Bilbao y el Real Madrid. El martes pasado tuve la oportunidad de entrevistar para El Mundo a Alberto Zapater, ex capitán del Zaragoza y desde verano en las filas del Lokomotiv, tercer equipo de la capital tras CSKA y Spartak. Los futbolistas de élite acostumbran a tratar a la prensa con cierto desdén, un endiosamiento resultado de la incultura propia y la actitud ‘groupie’ de algunos periodistas. Sin embargo, la carretera ha curtido a Zapater (Italia, Portugal y ahora Rusia) y está ya curado de complejos. En la previa de la visita del Athletic, ‘el español infiltrado’ fue el tema recurrente de la prensa española. Me consta que en apenas dos días atendió entre otros a Cadena SER, El País, La Cope y Marca. Sin embargo, un detalle cambió completamente su actitud respecto al resto de entrevistas, de tal modo que apagó su piloto automático de respuestas prefabricadas sobre tópicos rusos. “Oye, pero tú me llamas desde un número ruso”, me preguntó nada mas presentarme. “Sí es que vivo en Moscú”. Al fin y al cabo, no dejamos de ser un par de compatriotas de edad parecida y misma generación (28 y 26 años) expatriados en los confines del mundo.

El Lokomotiv-Athletic se disputó el jueves 16 en el estadio Luzhniki en unas condiciones climatológicas para las que sólo se me ocurre el adjetivo indecentes. “Ha sido el partido más difícil que he jugado nunca”, reconoció Fernando Llorente en la zona mixta. El termómetro marcaba 12 grados bajo cero y una fina cortina de nieve no dejó de caer durante los 90 minutos. ‘Sólo’ acudieron 13.000 espectadores al recinto (con capacidad para 78.000). Entre ellos, 15-20 héroes en la grada local que siguieron el partido a pecho descubierto. Fueron la punta de lanza de la fogosa hinchada del Lokomotiv, que me impresionó por su ímpetu y coordinación vocal, prueba irrefutable del más genuino yihadismo. Soy fan total.

Más de la mitad del ejército de periodistas acreditados para el evento siguió el partido desde el centro de prensa, calentitos, por televisión y con un te en la mano. Pero no un servidor. No he venido a Rusia para que me lo cuenten por la tele. Al acceder a la tribuna de prensa, en la que estuve flanqueado por compañeros de algunas radios vascas, se nos facilitó una almohadilla para el asiento. No hizo falta. Todos seguimos el encuentro de pie, como método instintivo para combatir el frío de dos horas paradso a la intemperie. Apenas pude dejar de tiritar en todo el partido, y al comienzo de la segunda parte el dolor físico en los dedos de los pies se tornó en pérdida de sensibilidad. No creo haber pasado tanto frío en mi vida. La emoción del partido (remontada local tras el descanso) me hizo desistir en varias ocasiones de la lógica idea de abandonar la tribuna. Después, en la rueda de prensa tras el encuentro asistí a escenas penosas de absoluta camaradería periodística, como la de varios periodistas rusos sentados en primera fila compartiendo petaca de vodka para entrar en calor en plena comparecencia de Bielsa (entrenador del Athletic).


El martes 21 llegó el plato fuerte, un CSKA-Real Madrid que movilizó la capital y consiguió llenar Luzhniki por segunda vez en su historia (la primera fue en la final de Champions de 2008). Sin duda, el evento deportivo del año en Moscú, que no sólo atrajo a la afición local al completo sino a miles de curiosos, interesados en el evento social más que el propiamente deportivo. El ambiente en el estadio era por tanto menos auténtico y yihadista que la noche del Lokomotiv-Athletic, pese a lo que no faltaron docenas de bengalas, prohibidas hace años en España. Las condiciones meteorológicas sí acompañaron esta vez, con unos tolerables 5-6 grados negativos y sin nieve. El calor humano de 70 mil personas es también un factor climatológico. Yo acudí al partido como civil, asistido por 5 compañeros de clase (incluida mi profesora), con los que calenté la previa con alcohol y caloría en un descomunal bar de los alrededores (metro Фрунcеская). En la cultura rusa es común que la gente lleve su bebida a los restaurantes, así que aquel lugar se convirtió en un macrobotellón yihadista indoor.

Decir que la mafia moscovita hizo el agosto con la venta de entradas es quedarse bastante corto. No se trata de la simple venta al por menor y con disimulo a la que estamos acostumbrados en España. Hablo de grupos que se organizaron para comprar todas las entradas de ambas tribuna (unas cuantas miles) según salieron a la venta para después revenderlas con descaro y alevosía a doble precio frente a las taquillas en los días previos. Una operación para el que necesariamente tuvieron que contar con la connivencia sino colaboración de las taquilleras o directamente el club.

Leer más en:
http://rusiahoy.com/articles/2012/02/17/leones_bajo_cero_15584.html
http://rusiahoy.com/articles/2012/02/22/moscu_resiste_al_real_madrid_15633.html

Anuncios

2 comentarios to “La semana del fútbol”

  1. Javier febrero 22, 2012 a 5:06 pm #

    Muy buena crónica amigo¡ bastante fluido el relato y agradable para seguirle el ritmo¡ además se hace más interesante aun cuando lo vive también. Una cosa si, El Luzhniki se ha llenado hartas más veces que dos, recuerda que incluso acogió un Juego Olímpico. Saludos!

    • karusito83 febrero 22, 2012 a 5:12 pm #

      Muchas gracias por tu comentario, compañero. Tienes toda la razón con lo de Luzhniki. En realidad quería decir desde que se reformó en 2008 para acoger la final de Champions y con vistas al Mundial 2018. El Estadio Central Lenin (como se llamaba antes y aún mantiene la estatua), claro que se llenó muchas veces 🙂

      Apunta mi email: karusito83@hotmail.com y nos mantenemos en contacto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s