Un café en el Pushkin

31 Oct

Aleksandr Pushkin es uno de los grandes escritores rusos de siempre (probablemente junto a Dostoievski y Tolstoi), autor de la celebérrima y no por ello aburrida novela en verso Eugenio Oneguin. Poner su nombre a un restaurante/café en Rusia no es, por tanto, ningún alarde de ingenio. A botepronto se me vienen a la cabeza la Fundación Pushkin, la Casa Pushkin y el Museo Pushkin. Sin embargo, lo corriente del nombre esconde un establecimiento ciertamente singular.

Todo en el restaurante está pretendidamente anclado en el tiempo, en el siglo XIX, la época en la que vivieron Puskin y sus personajes. El resultado justifica una visita, alejado de las recreaciones casposas y cartonpiedra estilo Las Vegas. Al fin y al cabo, Pushkin vivió literalmente a la vuelta de la esquina… Los camareros visten de época, hablan ruso antiguo y sirven las mesas con trasnochadas normas de protocolo. La decoración del local es recargada, como marca el romanticismo de entonces.Y en la carta, por supuesto, comida tradicional rusa.

Sólo los precios te recuerdan que estás en el centro del Moscú del siglo XXI. Lo más asequible es un café, que cuesta entre 5 y 7 euros (por otra parte, lo normal en la zona). Aunque si tiráis por infusiones, recomiendo el chocolate caliente, pues incluye toda una performance tipo carne a la piedra: el camarero coloca una mesilla junto al cliente y lo prepara insitu, durante minutos, mediante rito ancestral.

El pasadizo

El restaurante y la cafetería no están unidos, sino que median casi 100 metros y un par de números de la calle (Тверской бульвар). Un pasadizo subterráneo lleno de puertas e historias los conecta, en caso de que el cliente cambie de idea y se pase al dulce tras ver los precios del restaurante, como fue mi caso.

El menú diario a 15 euros es la única concesión del Pushkin al bolsillo mediopensionista. Como capricho de fin de semana, siempre puedes refugiarte en una sopa Borsch (plato por excelencia de la cocina rusa con carne y remolacha), que cuesta entre 10 y 15 euros, pero tiene un aspecto que quita el hipo. Cruzando el pasadizo, en la cafetería, una vitrina expone confitería tan perfecta que da pena comérsela. Y miedo: la porción de tarta ronda los 10 euros.

De entrada, por estilo y propuesta, no es el tipo de local al que entraría motu proprio. Probablemente ninguno de los que lean estas líneas. Sin embargo, me alegro de haber caído allí. El hecho de que el restaurante esté siempre lleno y sea lugar de referencia entre lugareños aleja mis miedos de que se tratase de una simple atracción turística, con todo lo que eso conlleva. Pese al precio, la visita merece la pena. Y es que a veces descubres más de la historia de un país tomando un café que en un museo o librería.

Anuncios

5 comentarios to “Un café en el Pushkin”

  1. sergio noviembre 12, 2014 a 3:47 pm #

    totalmente de acuerdo…las ciudades se conocen, en parte, visitando sus cafés legendarios….

  2. Amparo peiro agosto 10, 2015 a 11:31 am #

    Hola! Tengo intención de visitar Moscú en octubre, por libre, y buscando información me tropecé con este estupendo blog que habla sobre el café Pushkin. Me llama la atención que en todas partes se le cita como uno de los sitios más caros para comer. Sin embargo,;en su web veo una especie de “menú del dia” por unos 9 euros … supongo que será error mio … pero me da la sensación de que rusia ya no es tan caro. ¿Sabes si el precio del menú es el que comento o es que me equivoco en algo? Gracias

    • karusito83 agosto 10, 2015 a 3:30 pm #

      Hola Amparo. Por un parte, sí, Rusia se ha abaratado bastante para el turista europeo por la devaluación del rublo. Como un 30%. Por otra parte, no es ningún error lo del menú. En la mayoría de restaurantes de Moscú hay menús del día (lo llaman, ‘business lunch’) con los que puedes comer bastante barato de lunes a viernes de 12 a 16h. Es una manera de mantener la actividad del restaurante en las horas valle, la de comer entre semana. No sé exactamente el precio del business lunch del Pushkin, pero con el cambio actual perfectamente pueden ser 9 euros. Eso sí, de carta por la noche prepara al menos 50. Disfrútalo! y si tienes alguna otra duda, escríbeme a karusito83@hotmail.com

      • Amparo agosto 10, 2015 a 9:03 pm #

        Pues muchisimas gracias! Si te voy a preguntar si … 🙂 porque tengo algunas dudas, asi que te tomo la palabra y te escribo a tu mail.

  3. Annabella Alza septiembre 20, 2017 a 8:36 pm #

    No fui a almorzar ni a cenar, en realidad; sólo pedí permiso para recorrerlo y tomar unas fotos. Fueron muy atentos (hasta diría cordiales) y pude visitar todo el local del restaurant. UNA MARAVILLA. Aconsejo su visita, sin duda. Cuando entras… parece que te introduces en un túnel del tiempo y hasta se siente la presencia de Pushkin! Después fui a la cafetería y me deleité con un café exquisito, con aroma decimonónico…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s