A contratiempo

28 Oct


Mañana sábado 29 de octubre cambiamos la hora. Algunos celebran que dormirán una hora más, en mi caso la gastaré de farra. Unos pocos científicos occidentales todavía defienden la utilidad energética de la medida y a una gran mayoría sencillamente le da igual. Personalmente, odio salir de noche de la oficina, me hace sentir que he entregado mi día solar a la compañía. La medida me parece innecesaria, sostenida en la rutina de un consenso internacional desfasado.

Lo mismo que yo piensa el (todavía, pero por poco tiempo) presidente ruso Dimitri Medvedev. Así, el año pasado, desinhibido él, rompió la baraja y anunció que su país no volvería a cambiar la hora en otoño. A partir del sábado, y durante el próximo medio año, la diferencia horaria con Rusia será de 3 horas en vez de 2.

+info: http://www.elmundo.es/elmundo/2011/02/08/ciencia/1297174335.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s